Llego la hora de irte de vacaciones… ¿Y los emprendedores?

Ya los niños están de vacaciones En primer lugar debes saber de qué te vas tomar un respiro, por lo que no te acabes llevando la computadora y las tabletas contigo. Si lo dejas en la oficina o en casa, habrás dado un acertado paso adelante para conseguir despejar la cabeza y para evitar asimismo hipotéticos problemas de seguridad que podrían complicarte los días de relax.

Además, evita conectarte a Internet para al final acabar revisando sólo actualidad relacionada con tu actividad profesional, ya que hay otras formas de informarse sobre acontecimientos más generales que no pasan por el mundo online, como los periódicos o las revistas. Y deja orden de que no te contacten sobre temas laborales, a no ser que sea estrictamente necesario.

Otro punto increíblemente importante es el no salir de viaje el mismo día que sales de vacaciones, pues los últimos días en la oficina suelen ser frenéticos, porque la carga de trabajo aumenta. La emoción por la proximidad de la fecha que llevabas esperando varias semanas, tampoco ayuda a reducir la fiebre pre vacacional.

El resultado es que el día que iniciamos las vacaciones, nos sentiremos bastante fatigados y sin demasiadas ganas para emprender un viaje. Para evitar esta situación, es recomendable dejar unos días de descanso entre medias. De este modo cargarás las pilas y partirás de viaje mucho más tranquilo y con las energías necesarias.

Los emprendedores.

La mayoría de las herramientas dadas en líneas anteriores son perfectas para personas que trabajan en empresas, pero ¿qué hay de los emprendedores y sus vacaciones?

Ellos que suelen vacacionar, pero no se desconectan por completo. Que se los digo yo que jamás me puedo desconectar, pero no les voy a negar que descanso y disfruto porque me organizo para ellos.

Lo primero que hago es escoger el horario e que voy a trabajar, evidentemente trate de dejar todo organizado y aparte escojo la época más floja del trabajo para salir.

Pero en mi caso yo escogí despertarme a las 6 am. para trabajar y mientras todos duermen yo me siento en la computadora por lo menos dos horas, y si no termino el día tan agotada puedo sentarme una hora más, pero para lograrlo inicié con una planificación, porque en el caso de las columnas que debo escribir semanalmente ordené el periodo libre con los temas, de manera que solo llegaba a escribir. Me faltaban dos capítulos de este libro y los termine en plenas vacaciones y la concentración fue lo que más me afectó en este punto, pero me aislé con música.

Para el resto del trabajo, me dediqué a contestar mail 20 minutos en la hora de la mañana y mediodía, así podía pasar el día tranquila y disfrutar las experiencias.

Ustedes dirán que en qué momento descansaba, pero lo hacía al no pensar en trabajo todo el tiempo y mucho de mis hábitos pueden moverse en la temporada de vacaciones, pero trato de no desajustar mucho los horarios del sueño, porque en mi caso es vital para ser productiva. Y como secreto cerraba la noche con una meditación para mí y mis hijos para dormir profundo y me levantaba renovada.

En el portal Motivación y más, dictaron siete actividades importantes que debemos hacer en vacaciones, si nos quedamos en casa, aunque no podemos desconectarnos

  1. Descuelga el teléfono por algunas horas: Según Gallup –encuestadora norteamericana-, los viajes para visitar familiares son los más susceptibles de generar agotamiento. Y no es de extrañar. A menudo tratamos de adaptar nuestros días a varias personas.
  2. Rompe la rutina en tu vida diaria: Ahorrarás tiempo de vacaciones para actividades más relajantes. Pon en marcha alguna idea creativa, busca actividades que den otro sentido a tu día a día.
  3. Sal a la calle: Pasamos demasiado tiempo aislados del ecosistema al que pertenecemos. Pocas cosas son tan buenas y nos recuerdan qué es pequeño e insignificante. La mayoría de nuestros problemas se reducen con una buena dosis de actividades al aire libre.
  4. Enfocar, saborear y volver: Si no tenemos cuidado, las vacaciones se convierten en una lista de destinos que tenemos que marcar en la lista en lugar de lugares para sumergirse. Sentimos que tenemos que “verlo todo”. El objetivo no es conseguir una fotografía tomada frente a cada monumento importante, sino disfrutar donde quiera que vaya.
  5. Extender los plazos: Cuando eres un adicto al trabajo por la naturaleza, esto es duro. La verdad es que casi todos los plazos son arbitrarios. Entonces, para evitar tener que preocuparse todo el tiempo traza lo que hay que hacer, con una estimación razonable de cuándo vas a terminarlo. A veces la preocupación incesante se debe a la mala planificación del proyecto.
  6. No tener un horario en vacaciones como en el trabajo: podrá contradecirse con la anterior, pero muchos de nosotros buscamos hacer muchas cosas durante estos días. Si tiene que hacer un horario, intente planear una sola actividad al día. Si eso significa que le pasa algo, sáltese el horario completo, y esto hará más fácil la planificación y las vacaciones más espontáneas.

Ahora si la idea es irte de viaje, la planificación cambia y debe ser más cuidadosa, pero para que sea ideal y puedas disfrutar debes en primer lugar determina cuál es el presupuesto que se tiene, de esta forma podrás tener un panorama real de a dónde puedes ir y cuánto puedes pagar. Así eliminaras el estrés de que te puedas pasar de los gastos.

Después de sacar las cuentas puedes tener varias opciones y permitir que los niños también pueden participar en la elección del destino. Si son más mayorcitos no está de más interesarnos por sus preferencias, lo que no quiere decir que ellos tomen la decisión final.

Post it

El un estudio realizado por ASECH, con respecto a dedicar un tiempo del año a descansar de la carga laboral, el 66,7% de los emprendedores no toman más de dos semanas de vacaciones, y de ellos un 30,8% se da sólo una semana de descanso. Sumado a esto, los datos revelan que incluso al momento de vacacionar, el 94,9% de los emprendedores señala que se preocupa de su trabajo y el 89,9% declara que no se desconecta del email o el computador.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *