Trabajar desde casa y ser productivo

 

El hecho de tomar la decisión de trabajar en casa, requiere una organización importante y mucha disciplina, pues de lo contrario se vuelve un caos, lo que repercute en el estrés, la ansiedad, el cansancio y la frustración de la madre.

Si vives solo es más fácil poder acomodarse a una rutina de trabajo, pero cuando tu familia entra y sale de casa, tiene horarios diferentes, es indispensable que encuentres junto a ellos la mejor manera de que te ayuden y te impulsen en tu empleo.

En primer lugar se debe tener como prioridad la utilización del tiempo. La mayoría de las personas que trabajan desde su casa no saben administrar de forma correcta los horarios, y eso conlleva a estar pendientes de sus tareas casi las 24 horas del día. Sí, por más raro que parezca, es mucho más difícil desprenderse de las tareas de oficina justamente cuando se trabaja a distancia.

Lo segundo que debes evaluar es la disciplina y poder organizativo que poseas. Esto se debe a que ciertas personalidades necesitan que otros (los jefes o encargados de área) les faciliten la rutina, porque cuando lo quieren hacer por ellas mismas se saturan o bien caen en errores de cálculo en lo referente a carga horaria, entregas, prioridades, etc.

* Reconoce qué partes de tu trabajo puedes hacer en periodos de tiempo cortos, y hazlas mientras el bebé hace una siesta, o está entretenido en el columpio. Pon al lado de tu mesa o escritorio algunos de sus juguetes favoritos para contestar un email o escribir el borrador de una carta.

* Cuando estés trabajando, no te distraigas con quehaceres domésticos. Para eso puedes diseñar un plan de limpieza diario que te evite grandes jornadas

Lo cierto es que la modalidad de trabajo desde casa es efectiva y exitosa si se logra realizar un balance perfecto entre la vida laboral y personal.

¿Cómo hacer?

Para que puedas trabajar desde casa, te dejo varios tips:

  1. Decora y aduéñate de tu lugar de trabajo.

Es de suma importancia que previo a comenzar a trabajar bajo esta modalidad pienses en el lugar ideal para llevarla a cabo todos los días. No es necesario invertir todos tus ingresos en decorar tu hogar para tener tu propia oficina, pero sí es indispensable que encuentres un ambiente separado del resto de la familia donde puedas enfocarte, pensar, recibir o realizar llamadas y elaborar todas tus actividades.

  1. Define un orden y rutina laboral.

Tienes la flexibilidad de trabajar en horario cortado, fuera del típico “8 a 1 y de 2 a 5”, puedes hacerlo muy temprano en la mañana o promediando la noche. Pero siempre debes procurar encontrar una jornada de trabajo ideal y luego cumplirla al pie de la letra. Para crearla recuerda lo que te comente en un principio de cuál es tu horario más productivo del día. Y en base a eso planifica.

En lo concerniente a objetivos prefijados, lo mejor es llevar un orden de prioridades y tareas a cumplir estableciendo cuánto tiempo le dedicarás a cada acción y de qué manera lo llevarás a cabo.

  1. No trabajes full time

La oficina nos permite entre otras cosas realizar un corte mental, si bien cruzamos la puerta de salida. Ahora, cuando trabajas desde tu casa ese quiebre en donde tu cabeza se activa para disfrutar de los amigos, el gimnasio, estudio o hobbies se vuelve difuso y en muchas oportunidades prácticamente es nulo.

A la larga, estar siempre alerta al sonido del celular, a un mail de último momento, o a adelantar una tarea que tiene fecha límite en una semana por las dudas no llegues a tiempo, te causarán estrés, ansiedad y sensación de agobio.

Por el contrario, el equilibrio y las actividades placenteras te darán esa dosis de energía que necesitas para encarar cada problema laboral como un desafío y cada labor rutinaria como una oportunidad de destacar. De esta manera, no sólo serás más productivo en tu empleo sino más pleno en toda tu vida.

  1. Establece tus propias metas e incentivos.

Es muy fácil perderse en las tareas cotidianas, cuando menos te das cuenta es fin de año o alguna fecha significativa y llegas a la conclusión de que las riendas de tu presente laboral se han llevado solas sin que tú hayas podido elegir y dirigir tu esfuerzo.

Es por eso que es vital que puedas pautar con tus empleadores metas de trabajo con objetivos a mediano y largo plazo para que te motiven en el crecimiento de tu carrera y eviten un estancamiento.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *