25 minutos es la técnica del Pomodoro

Hace tiempo me estuvieron hablando de la técnica de Pomodoro para gestionar el tiempo y luego de investigar y probarla, les cuento que es una manera de hacer tareas y concentrarte en ellas sin interrupciones mentales.

La técnica más que un método de organización es una técnica de “gestión del tiempo”, pues la idea es tener una temporizador o un reloj de cocina (por eso el nombre). De hecho Francisco Cirillo, usaba un temporizador de cocina en forma de tomate para controlar sus sesiones de trabajo.

Entonces la idea es que pones el reloj durante 25 minutos y realizas la actividad deseada, al transcurrir el tiempo debes tener un descanso de 5 min entre ellos, de forma que 2 sesiones caben fácilmente en una hora.

Para empezar, sólo necesitas un temporizador, un papel y un bolígrafo. Al inicio del día, escribes una lista de las tareas que quieres hacer ordenada por prioridades. Durante 25 minutos trabajas enfocado en la primera tarea de la lista hasta que el reloj suene. Al acabar el tiempo pones una x al lado de esa tarea en tu lista y te tomas un descanso de 5 minutos.
Tienes un periodo de descanso más largo de 15-30 minutos después de 4 pomodoros, antes de empezar un ciclo de trabajo.

Esto es maravilloso para concentrarte y no estar mirando el reloj para que no se te pase la hora de hacer otra actividad o buscar a los niños. Pero mi tema es que hay actividades mas cortas de 25 minutos o otras que requieren mas, en ese caso probe hacer la lista tal cual y fue frustrante porque no termine ninguna tarea en el dia.

Ahora mi estilo de Pomodoro es de 25 minutos, pero en vez de pasar de tarea, seguía con la misma y tomaba mis descansos y así funciono por lo menos para mi. Como siempre les digo la idea es conocer diferentes técnicas y aplicarlas en función a ti.

¿Cuáles son las ventajas de la técnica Pomodoro?

  • Te ayuda a controlar tu tiempo:  y más que controlar el tiempo te hace obligarte al descanso, que es beneficioso porque te relaja y te hace muy creativo.
  • Te enseña a priorizar: Al tener que decidir cuáles son tus tareas prioritarias y ordenarlas, eres capaz de estimar y priorizar proyectos de forma más eficaz.
  • Le dices adiós a los distractores: porque te permite concentrarte y no revisar teléfono para ver la hora por ejemplo, y así aprovechas a chequear otras aplicaciones.
  • Te ayuda a mejorar la concentración: Disponer de un tiempo limitado para hacer una tarea te ayuda a concentrarte en ella en vez de prestar atención a las distracciones que te rodean.
  • Es en gran medida un entrenamiento mental: Favorece la autodisciplina y te ayuda a adquirir un nuevo hábito o aprender un nuevo comportamiento.

 

Te invito a probarla a ver que tal te funciona o con que actividades.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *